Cancún

¿Vocación turística?

en oct 25th, 2011 Puedes dejar una respuesta, o trackback a esta entrada


¿Vamos bien?

Vidal Ibarra Puig

vidalibarrapuig.blogspot.com

 

La vocación del estado se nos ha dicho es el turismo, y de ahí tal vez que los planes de desarrollo (y los planes de estudio de las universidades) giren en torno a esta premisa que se considera muchas veces como básica. No obstante, las propias necesidades de desarrollo han llevado a que se den otro tipo de actividades que no están vinculadas de manera directa al sector turístico, como es el caso de la empresa Hidroponia Maya.

Esta empresa, como bien reportaba El Periódico en su emisión de este domingo, en los próximos días comenzará la producción de pepino y chile habanero en sus invernaderos sociales, con lo que se espera obtener una derrama de nueve millones de dólares por la exportación del producto a Canadá y los Estados Unidos.

¿Se puede lograr o no calidad en los productos elaborados en la región? Esta empresa es solo un ejemplo de lo que la perseverancia y buena administración pueden lograr en una empresa. ¿Por qué no pensar en que los productores de leche y derivados puedan surtir de manera adecuada a los hoteles de todo el estado e incluso enviar parte de su producción a otros estados de la república, incluso en forma de leche en polvo?

En el caso de la leche, por ejemplo, según la SAGARPA, se espera que en general la producción lechera en el mundo este año y en el mediano plazo presente una buena perspectiva porque están aumentando los precios internacionales de la leche y los productos lácteos. Debemos recordar, por lo demás, que la falta de atención al sector ha provocado que en ocasiones los productores de leche del estado tiren su producto.

Pero además, nuestro país ha venido eliminando diversos apoyos al campo y los que quedan no son claros en su obtención ni en su aplicación, es decir, no hay un seguimiento responsable de los créditos otorgados.

Por otro lado, los Estados Unidos no desaparecen los subsidios y otros apoyos. Por ejemplo, existe el programa llamado “Suministro de agua para riego”, mediante el cual un sistema federal de presas y canales de irrigación proporciona agua a precios subsidiados a los agricultores en 16 estados del Oeste. Con esta agua se cosechan el 18% del algodón del país, así como el 14% de su cebada, el 12% del arroz y el 3% del trigo. Sumado a lo anterior, en dicho país sigue existiendo la política de precios de garantía, con lo que los agricultores pueden seguir produciendo sabiendo que tiene un precio, valga la redundancia, garantizado para su producto.

Dejo a usted, amable lector, la reflexión sobre estos datos.

Tenemos muchas ruinas que son sumamente visitadas y que requieren urgente atención ¿por qué no se tiene la carrera de antropología y de restauración de bienes del patrimonio cultural en alguna universidad del estado?

Insistimos: tenemos mano de obra, a la cual debemos de calificar cada vez más; tenemos los recursos: tierra, agua, etcétera. Tenemos un patrimonio cultural amplísimo ya descubierto y aún por descubrir ¿qué estamos esperando para ser una potencia agrícola y no sólo turística, generadora de restauradores de bienes culturales?

El tiempo, ese eterno visitante, avanza inexorablemente y nuestro país debe de apurarse, so pena de entregar malas cuentas a la siguiente generación.

Agrega tu Comentario

Comparte tu opinión
Te invitamos a mantener un diálogo limpio; reporta abusos

 

footer