Cancún

Las consecuencias del boxeo

en ene 24th, 2013 Puedes dejar una respuesta, o trackback a esta entrada


Agencia El Universal

meta@elperiodico.com.mx

 

México, D.F.- Fueron momentos de angustia. Casi dos minutos en los que el filipino Manny Pacquiao se quedó inmóvil. Cabeza abajo, enterrado en la lona. Un derechazo del capitalino Juan Manuel Márquez que lo dejó con los ojos en blanco.

Se pensó lo peor, pero el tagalo reaccionó y hasta concedió entrevistas sobre el ring.

Esa escena que dio la vuelta al mundo hizo cuestionar las peligrosas consecuencias en este deporte. Hay médicos que aseguran que Pacquiao presenta indicios del mal de Parkinson. Una afirmación cuestionable y, a la vez, falaz. La realidad es que varias instituciones médicas advierten de las lesiones neurológicas que aparecen en los boxeadores por recibir varios golpes en la cabeza.

Según la Asociación Neurológica de Estados Unidos, 90% de quienes practican el pugilismo presentan alguna lesión cerebral. Un dato que se suma a la afirmación de la Asociación Médica Británica (BMA, por sus siglas en inglés) de que 80% de los boxeadores profesionales tienen “cicatrices cerebrales”. Incluso, la MBA se opone a la práctica del boxeo, por señalarlo como un deporte de “alto riesgo al cerebro y ojos” de quienes lo practican.

Si bien, Manny sólo sufrió un desvanecimiento en la tan comentada escena, han habido otros boxeadores que bajaron del ring inconscientes o que fallecieron momentos después.

“Todos nos preocupamos por lo que implica esta profesión. Uno nunca se espera una consecuencia fatal, pero a cualquiera le puede pasar en este deporte. Hasta el peleador con mejor aguante está expuesto a sufrir una situación así. Es algo difícil, pasar una experiencia como esta”, advierte el tijuanense Víctor Burgos, quien estuvo al borde de la muerte, debido a un coágulo en el cerebro, que se le presentó después de su pelea titular contra el armenio Vic Darchinyan, en 2006 en Los Ángeles, en donde perdió su título mundial mosca.

Aunque la estadística de fallecidos arriba de un ring es pequeña, en comparación al número de personas que lo practican, hay diversos estudios que apuntan lesiones neurológicas tales como coágulos, epilepsias, accidentes cerebrovasculares y algunas limitaciones cognitivas.

A poco más de un mes de que Pacquiao perdiera la conciencia por el nocaut que le provocó Márquez, salieron voces de doctores que señalaban que “Pacman” presentaba indicios de la enfermedad de Parkinson. No obstante, el doctor René Drucker, experto en estudios sobre el Parkinson, es contundente al señalar que el boxeo no provoca dicha enfermedad. De esta manera, desmiente que la máxima referencia del pugilismo, Muhammad Ali, tenga este padecimiento por consecuencia de los años dedicados al boxeo.

“No sé de ningún boxeador que por ser boxeador sufra del mal de Parkinson. Se asocia mucho esta idea por Cassius Clay, pero yo no creo que Ali tenga la enfermedad como resultado de su carrera. El Parkinson es una enfermedad neurodegenerativa y progresiva, cuyo mecanismo se desconoce”, aclara Drucker, quien reitera que no hay evidencias de que un traumatismo en la cabeza produzca la mencionada enfermedad.

 

Modifican reglas

 

Ante las evidencias sí comprobadas de las lesiones neurológicas en los pugilistas, organismos como el Consejo Mundial de Boxeo (CMB) han modificado varias reglas para reducir los riesgos en la práctica del pugilismo.

“Hemos bajado de 15 rounds a 12; hemos hechos los pesajes 24 horas antes para que tengan una noche para dormirse e hidratarse; rings de cuatro cuerdas en lugar de tres; el pulgar adherido al guante para que no piquen los ojos del adversario, entre otras cosas”, destaca José Sulaimán, presidente del CMB.

Aquella noche del 8 de diciembre pasado, se dio un final alentador sobre la salud de Pacquiao, quien después de un chequeo médico regresó a descansar a su hotel.

Pero no todos han corrido con la misma suerte.

Agrega tu Comentario

Comparte tu opinión
Te invitamos a mantener un diálogo limpio; reporta abusos

 

footer